Años 80-90

Tomás consolida la presencia de la empresa en las principales marcas de actualidad, convirtiéndose en la empresa de transporte de reparto por excelencia de la provincia de Córdoba, y por ello elegida por la mayoría de multinacionales y empresas españolas del sector, para las entregas a los destinos provinciales. Con el nacimiento de los servicios express de mercancías con entregas en 24h, hasta ahora impensables para el transporte convencional, su mujer Ana Liébana, decide crear y dirigir su propio proyecto empresarial vinculado con una de las primeras empresas de este nuevo sector, y desarrollando desde cero este nuevo concepto de negocio dirigido a clientes con productos de alto valor añadido. Este nuevo modelo de negocio, introduce en nuestro grupo las directrices de los más altos estándares de calidad y servicio. Con tres delegaciones en la provincia, la energía y fortaleza del matrimonio de Tomás y Ana, sirve como el mejor de los combustibles empresariales, y de nuevo como hiciera Cesareo y Mercedes, afrontan los cambios estructurales que en la última etapa de esos años salpicarían a la sociedad y empresariado Español.