Años 50-60

Tras la adjudicación del transporte de diferentes marcas de bebidas, Cesareo decide abrir su primer almacén logístico en Cabra (Córdoba), por considerarlo un enclave estratégico en Andalucía, equidistante con todas las provincias de la comunidad. Empieza una época próspera, alejada de las turbulencias de la pasada guerra civil, donde cada transporte se disfruta como un triunfo de la paz y la esperanza de un futuro mejor. En esta etapa es fundamental el apoyo de su mujer Mercedes, quien se encargaba del negocio y administraba las finanzas, sobre todo en los días coincidentes con las largas ausencias de su marido en continuo tránsito por España.